Bienvenido al Complejo Ecológico de América

Nuestra Visión, Nuestra Acción…

PDFImprimirCorreo

Es probable que como la mayoría de las veces sucede, tu visita a nuestro complejo se haya realizado cumpliendo con las expectativas que tenías al ingresar, pero también es probable, que aún no siendo un gran observador, notes que existen muchos aspectos en los que consideres que se debe mejorar, también es probable, aunque esto no sucede muy a menudo, que te parezca que está todo mal y que no le encuentras sentido a nuestra tarea.

A todos, a los que se van complacidos, a los que nos ven algún defecto y mucho mas a los pocos que ven todo mal les contamos:

Somos conscientes de nuestras deficiencias.
Somos conscientes de nuestras limitaciones. 
Somos conscientes del deterioro de nuestros carteles. 
Somos conscientes de las carencias de muchos recintos y lagunas.
Somos conscientes de las limitaciones de muchos ambientes.
Somos conscientes de que las obras encaradas y también las anunciadas no siempre se cumplen en los tiempos previstos.
Somos conscientes de que muchas obras necesitan más mantenimiento en forma de refacciones y pintura.
Somos conscientes de que muchas veces los senderos necesitan repararse para un transito mas seguro.

¡Créannos, luchamos todos los días para mejorar!.

Pero ¿saben que?, les contamos que nuestra carga es mucho mas grande de lo que sus ojos de visitante esporádico pueden ver.
Nosotros, con nuestras limitaciones, nos hacemos cargo de lo que muchos no se hacen cargo, problemas que no tendrían solución, o, tal vez si, pero esa solución pasaría por algo tan desagradable como inhumano a lo que nosotros nos resistimos, la EUTANASIA.

Pumas, tigres, leones, osos, gatos silvestres, y un sinfín de animales procedentes de circos, zoológicos que cierran, decomisos a traficantes, donaciones de particulares, rescates, y por otras causas, ingresan a diario y son recibidos a sabiendas que no tienen otro destino.

Criaturas amputadas, cachorros y adultos desnutridos, enfermos en situación terminal y con ojos tristes, son nuestros huéspedes incondicionales.

Un chimango sin alas, un caráncho, un pato, una lechuza, animales que en ningún zoo se aceptarían acá son recibidos y atendidos con la mayor dedicación cual si fueran la especie más valiosa en riesgo de extinción o el animal más “caro” de una colección privada. Porque, ¿sabes que? Nosotros creemos que hay algo en común que todos los seres tienen, y si no lo tienen, si se los quitó, alguien se los tiene que proveer, SE TRATA DE SUS DERECHOS, DE SU DIGNIDAD. ¿Quiénes somos los humanos para arrebatarlo todo?, ¿Quiénes creemos que somos?, ¿Dónde adquirimos los derechos sobre la vida y la muerte del resto de las especies?. 
Nosotros se los damos, nosotros tratamos de devolverles esos derechos perdidos y dejamos mucho a cambio, dejamos bienestar económico, ya que no ejercemos una actividad rentable, dejamos horas de sueño, dejamos tristeza y también alegrías, dejamos llanto, dolor y resignación ante lo inevitable.

Pero también tenemos recompensas, así, cuando se dan las circunstancias, y luego de un intenso trabajo, podemos liberar a algunos, nuestros corazones se colman con la alegría de saber que hicimos lo correcto de que ese es el camino.

El Complejo Ecológico de América es una institución sin fines de lucro (ONG), si así fuera, estaría emplazado en una gran urbe donde tendría la posibilidad de que miles de espectadores lo visiten facilitando nuestra recaudación. Lejos de eso estamos en América, en una región muy despoblada, donde si, está nuestro corazón, pero también están las dificultades, y sistemáticamente todos los años pasamos por complejas situaciones económicas que nos ponen al límite del cierre. ¡Pero siempre nos recuperamos y volvemos a creer!

La nuestra es una institución muy grande en cuanto a la población animal, infraestructura e instalaciones, pero muy pequeña en cuanto a los recursos que se manejan. La nuestra es una institución conservacionista, educativa, y recreativa que funciona “A PURO PULMÓN”.

Los ingresos se generan a partir de los socios y de las entradas de los visitantes, la Municipalidad de Rivadavia aporta un recurso que alcanza a cubrir alrededor del 20 % de nuestros gastos anuales que son inmensos. El verdulero, el ferretero, el farmacéutico, el productor que nos vende rollos, hacen un camino todos los lunes para cobrar, a veces tienen suerte, otras no tanto, pero nos esperan, todavía y desde hace más de veinte años siguen creyendo.

LAS VEINTICINCO PERSONAS RESPONSABLES DE ESTE PROYECTO TE CONTAMOS QUE NO NOS GUSTAN LOS ANIMALES ENCERRADOS, TENEMOS MUY EN CLARO QUE UN ANIMAL ENCERRADO, POR BIEN QUE SE LO TRATE, ¡NUNCA ESTARÁ MEJOR QUE EN LIBERTAD!.
CONSIDERAMOS QUE LOS ANIMALES DEBERÍAN VIVIR Y MORIR LIBRES Y QUE LOS ZOOLÓGICOS DIGNOS SON SOLO LA ALTERNATIVA A LO IRREMEDIABLE DE LA EXTINCIÓN, SON SOLO LA ALTERNATIVA QUE QUEDA AL TREMENDO E INCONTENIBLE AVASALLAMIENTO A LA NATURALEZA, A LA PERMANENTE DESTRUCCIÓN DE HÁBITATS NATURALES. 

¡Ahora ya sabes! NOSOTROS NO LOS CAPTURAMOS, NOSOTROS NO LOS ENCERRAMOS, Nosotros, con escasos recursos, con un estado ausente, con muchos problemas, trabajamos todos los días del año para que nuestra obra sea posible.

 

 

Nota realizada a nuestro director Adelmar Funk

PDFImprimirCorreo

 

 

Declarado de interés legislativo por la Cámara de diputados de la Pcia. de Bs.As.

PDFImprimirCorreo

La Asociación complejo ecológico de América , comunica y comparte la alegría de haber sido declarado de interés legislativo por la Cámara de diputados de la Pcia.de Bs.As. y agradece al Diputado Abel Buil por las gestiones realizadas para alcanzar este objetivo.

¿DONDE ADQUIRIMOS LOS DERECHOS PARA DECIDIR EL FUTURO DE LOS DEMAS ANIMALES Y DEL PLANETA?

PDFImprimirCorreo

A un contexto nacional y mundial donde el accionar de los zoológicos es rechazado por diversos sectores de la comunidad, rechazo muchas veces justificado, debido a prácticas y acciones que nada tienen que ver con los modernos fundamentos de los zoológicos, que deben funcionar en el marco de actividades de conservación, y porque no, como centros de rescate. Se agrega un hecho que nos conmocionó a todos, y que generó un unánime rechazo y que no hace más que exacerbar los ánimos. Las autoridades del zoológico de Copenhague decidieron y pusieron en práctica la ejecución pública de una jirafa, utilizando como único argumento que tal decisión era para evitar la consanguinidad. 
Como director del Complejo Ecológico de América y representando el pensamiento del equipo de trabajo y la filosofía de nuestra institución, condeno, rechazo y repudio enfáticamente el criminal procedimiento, por considerarlo antiético, antihumano y retrogrado . Si bien existen algunos sectores que han avalado el acto, diciendo que es una práctica justificada y propia de un ámbito científico moderno. Considero que independientemente del rigor científico, que en otros aspectos, pueda haber alcanzado este zoológico del “primer mundo”, es evidente que desde el punto de vista de los modernos lineamientos, que no solo deben ser solo científicos sino éticos, morales, filosóficos y fundamentalmente humanos. No han crecido nada, sus acciones son retrógradas, antiéticas, y alejadas de los modernos principios que debemos llevar adelante, donde no solo se privilegie la continuidad de la especie sino el bienestar de cada uno de los individuos.
Desde nuestra modesta institución consideramos oportuno comentar que el argumento de “evitar la consanguinidad” es engañoso, ya que existen infinidad de métodos que pueden ser utilizados a la hora de evitar los nacimientos de individuos consanguíneos, entre ellos uno tan simple como el aislamiento. Pero evidentemente el caso que nos ocupa tiene otra connotación mucho más grave, ya que se trata del “uso y descarto”. Es evidente que el zoológico de Copenhague utiliza a los cachorros de los animales para generar una atracción de público y consecuentemente obtener rentabilidad económica y/o popularidad, y luego los descarta no sin antes utilizarlos en un macabro show final de muerte y descuartizamiento en presencia de público, que ¡nada tiene de educativo!.
Considero imprescindible que quienes tenemos la responsabilidad de dirigir instituciones zoológicas y estamos convencidos del imprescindible rol que estas tienen para la conservación (las que trabajan en serio), seamos contundentes y nos manifestemos en relación a este hecho que a mi entender no admite posiciones intermedias o ambivalentes. Entiendo que en esto se debe ser muy claro y que cada uno deberá asumir la consecuencia de su lineamiento. 
A este comentario solo quiero agregar una reflexión final en forma de interrogante ¿QUIENES NOS CREEMOS QUE SOMOS COMO ESPECIE?, ¿DONDE ADQUIRIMOS LOS DERECHOS PARA DECIDIR EL FUTURO DE LOS DEMAS ANIMALES Y DEL PLANETA?

Adelmar Funk . Director Complejo Ecológico de América

 

 

Hoy nos visitan escuelas rurales de 30 de Agosto.

PDFImprimirCorreo

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL